sábado, 28 de junio de 2014

Juego de Tronos - II

¡Atención: Spoilers! Se acabó (para mí) la 4ª Temporada de Juego de Tronos. Hace unos minutos he finiquitado (por fin) el 4x10 y aquí estoy, desojando brevemente las tramas más interesantes de la misma... engatusadamente. Es que esta (millonaria) serie mola desde los títulos de crédito iniciales, con la musiquita pegadiza y su presentación tan cuidada, que hace que al menos te posiciones un poquito (si no has leído las novelas previamente) en un Mundo medieval tan (tan) extenso... y del que cada vez vamos descubriendo más, principalmente gracias a Daenerys Targaryen, que se va haciendo fuerte en Oriente (con o sin sus dragones, liberando esclavos). #VamosDaenerys

     Por ponerle un pero (o dos), fíjate, escribiré sinceramente que sólo 10 capítulos por temporada se me hacen pocos: muchas historias que convergen y a veces hasta fluyen a la vez, con tiempo reducido (y seguramente dinero también) para desarrollar cada una como nos gustaría. Pero mola. Desde luego ya tengo ganas de que llegue la 5ª: otra cosa no, pero los finales de cada temporada me dejan con regustillo de más. A veces sucede que hay capítulos un tanto insustanciales... pero como dice Osgood Fielding III en 'Con faldas y a lo loco': "Nadie es perfecto". Y parece que cada vez todo se va achicando más: algunos se eliminan (o los eliminan) de la carrera, como le pasó al malvado Joffrey Baratheon (algo que todos deseábamos... no me vengáis ahora con tonterías). 

     Porque cuando uno ve una serie como ésta, o como otras que sigue y le gustan... quiere más #info, y es inevitable cotillear a ver qué pasa en las redes sociales cuando acaba un episodio. Porque qué difícil es a día de hoy abstraerse de lo que se filtra aunque uno no quiera. A mí me pasó que cuando iba por el 4x08 no pude resistirme y a lo tonto a lo tonto algo vi de Jon Snow y, lo que más inquietud me dio, un vídeo de título 'La venganza de Tyrion Lannister'. Las cosas no han cambiado mucho desde que hace unos meses, antes de comenzar con esta temporada, escribí esto: Juego de Tronos - I, donde exponía cuáles eran mis personajes preferidos. Se podría decir que además de los citados / nombrados llevaba yo cogiéndole cierto cariño al maligno y bipolar Jaime Lannister, más conocido como el Matarreyes. Pero desde la distancia eh... Como os estaba diciendo mis preferidos siguen siendo los mismos, aunque con matices: Jon Nieve (celebro también que parte de la trama se haya centrado en su historia) y Tyrion Lannister (idem de idem) son los personajes que más empatía me generan y a día de hoy tendría dudas de a quién apoyar en una batalla por el Trono de Hierro. Desde luego dos de los niños Stark que quedan vivos, Bran y Arya, también tienen mi apoyo... pero ya veremos los que lleguen al final. ¡Mucho tiempo queda... y eso que aún no ha llegado el invierno!


sábado, 24 de mayo de 2014

Cómo conocí a vuestra madre - Final

Pues qué queréis que os diga, amig@s... a mí me gustó. O por lo menos no me disgustó como a la gran mayoría de gente que comentó la jugada en redes sociales (no es que leyese todos los comentarios al respecto, pero hice un escaneado y saqué mis propias conclusiones). La verdad sea escrito que no me lo esperaba así... ¡Tanto dar el coñazo con "vuestra madre" y al final qué poco duró el amor entre ellos! (por lo menos en lo que a capítulos se refiere)... pero la vida está llena de sorpresas, de comedias y de dramas, y esta serie no podía ser de otra manera: una tragicomedia.

¡Atención, Spoilers! Reconozco que mis dos personajes no-preferidos son Ted y Robin... y justamente este The End gira en torno a ellos, a sus vidas unos cuántos año después de haberse conocido en el MacLaren's, NY City, en aquel primer episodio en el que Barney ya prometía emociones fuertes (y así fue como unas cinco o seis temporadas). Porque yo no estoy aquí para criticar la serie, pero desde luego, desde el principio, fue cuesta abajo, lamentablemente. Y digo lamentablemente porque hace unos cuántos años, antes de comenzarla a ver, una revista cinematográfica la comparaba con 'Friends', lo cual me hizo engatusarme rápidamente en cuanto las risas enlatadas tomaron la acción. Y por aquel entonces yo pensaba que 'Cómo conocí a vuestra madre' se iba a convertir en una de mis sitcoms favoritas de todos los tiempos... pero los guionistas le dieron demasiadas vueltas a la rotonda hasta que me mareé. Y ahora aquí, escribiendo esto, quizás hasta lo mejor de los últimos tiempos sea el final: agri-dulce, triste y feliz a la vez. Porque ha acabado como tenía que acabar este cuento de primavera. El amor venció al dolor y todos tan contentos.

Éste es el Final (ojo, mejor no verlo si eres de los que piensa que algún día te engancharás a la serie... más que nada porque realmente éste es el final).